Sin clasificación

Título nota: En un sorbo de café
Nota:


Como todas las mañanas sentado en la silla del rincón leyendo el periódico y tomando mi café, medito sobre mí vida, mis decisiones y sobre las consecuencias de las mismas. Lo he hecho tantas veces que ya lo considero una rutina, y, aunque mayormente la misma cansa, ésta se ha convertido en una buena...
Minutos de la vida en la cual me aparto de todo y me enfoco en un único punto: yo.

Yo me tomo unos minutos en observar la pequeña taza blanca de café, muchas veces me reflejo en él y me imagino tantas cosas, sueño despierto... Sé que son minutos de mi vida que nunca recuperaré, pero está bien, me siento en paz, mi corazón late tan lentamente que pareciera un sueño en vez de una realidad, me siento como muy pocas veces en paz, así que ¿Por qué sufrir porque los minutos se acumulen en mi reloj? Lo tomaré en paz pensando sólo en las mejores cosas de mí vida.

Una vez vi una película, el camino del guerrero si mal no recuerdo y sólo una cosa llamó mi atención, decía que en la vida sólo existen tres reglas, y, que todo lo demás son solo conceptualizaciones y/o criterios de las personas, los mismos son vacíos y carentes de lógica por el sólo hecho de depender de algo, alguien... Éstas reglas eran sencillas, tan simples que te hacían pensar: ¿Será esto verdad? o es sólo una película. Cualesquiera que sea causaron en mí un gran estrago aquella mañana: Paradoja, humor y cambio.

Paradoja: La vida tiene toda la vida siendo un misterio así que ¿Para qué perder el tiempo en descifrarlo?
Humor: Éste puede convertirse en una fuerza inmensurable más aún si se trata de ti mismo. Y,
Cambio: En la vida nada permanece igual.

Ésta última no decía nada más. ¿Por qué?

Esa mañana me lo pegunté de muchas formas, como dicen, desde diferentes perspectivas. Le di mi segundo sorbo al café, suspiré y pensé que al igual que la vida es la regla más sencilla y por ende la más difícil, la más cargada de "cosas", la más atractiva, aquella que te seduce y te hace aspirar a más. "En la vida nada permanece igual", si vamos a lo físico, somos flacos, gordos, altos, bajos, enanos, y los dos primeros varían dependiendo del cuidado que tengas para con tú persona, cambia, así que es aceptable.

Si vamos a lo económico, un día tenemos dinero y aunque se lea cómico ese mismo día nos quedamos sin el mismo, así que hay un cambio, por ende es también factible aquí.

En el amor... ¡Oh! El amor... -le doy lentamente mi tercer sorbo al café tratando de sentir su delicado aroma, lo siente mi lengua, lo degusta mi paladar, cierro mis ojos mientras esto ocurre, hay que disfrutar cada momento de la vida como si fuese el último, y de nada vale si lo sabemos y no lo hacemos-. En el amor a veces estamos felices, despertamos con una sonrisa que inunda nuestro ser de una manera inexplicable en palabras, es algo tan puro como perderte en tus sueños más hermosos, como caminar en las nubes, ser acariciado por la brisa más suave y cálida que la naturaleza te puede regalar un día.

Y otras veces tú alma, tú interior, y tú ser se atormentan, se desbordan los ríos, se oscurecen los cielos, el brillo de tus ojos se apaga, y esa sonrisa que iluminó tú rostro mucho más radiante que el sol se desvanece, se vuelven tan borrosos esos hermosos días que por momentos todo en absoluto pierde sentido. ¡Oh si!, el cambio es la regla más difícil, apegarse es fácil, olvidar toma la eternidad y muchas veces pierdes parte de ti.

Miro a mi alrededor y veo todo tan rápido, personas que no se toman un momento para reír, para pensar, para sentarse y suspirar... ¿Es acaso ese el sentido de la vida? ¿Es acaso todo y nada, nada y todo?...

No lo sé, aún espero descubrirlo, pero lo que sí sé es que de nada vale correr... La vida son esos momentos que aprecias con calma, aspirándolos todos como el aire puro de las mañanas, como los pequeños rayos de sol a las 06:00 am, suspiro, miro mi café y le doy el cuarto y último sorbo... Me levanto a cancelar y salgo por la puerta... Los rayos de sol entran y los siento en mi piel, en mi alma. Me detengo sólo un momento y digo: ¡Hoy será un buen día!.

-------

Ésta entrada fue publicada en mi blog de WordPress el 4 de Agosto del 2013 bajo el nombre "En un sorbo de café"

Gracias por dejar que forme parte de tú vida.

Aquí para contactarme.



P.D: No olvides seguirme en mi página de Facebook.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario